lunes, 9 de abril de 2018

Reseña 23 | Luces en el Mar

H a l l o !

How is it going everything? ¡Octavia presente!
Hacia siglos que no aparecía por aquí, os admito que rondo más por instagram, pero mi vida ha pasado cambiado radicalmente; nueva vida, nuevo hogar, nueva ciudad...en definitiva, brand new life, pero bueno. a lo que iba, hoy os vengo con una novela que nos ofreció Miquel Reina con la que he disfrutado muchísimo, así que sin dudarlo ¡allá vamos!






 – FICHA TÉCNICA –

Miquel Reina | Espasa | 19’90€ | 336 pag | Desarrollo personal y autoayuda

– SINOPSIS –

«Fue un rayo el desencadenante de todo…».

Así empieza Luces en el mar, una emocionante novela que cuenta la historia de Harold y Mary Rose Grapes, un matrimonio que, tras la trágica muerte de su hijo, dejó a un lado sus sueños de juventud y se resignó a vivir en una isla remota, alejados de todo.

Ahora, el destino les vuelve a poner a prueba y se ven forzados a abandonar su hogar de una manera que nunca habrían imaginado. Justo la noche antes de ser desahuciados, por un problema de delimitación de costas, mientras Harold y Rose duermen, se desata una fuerte tormenta y un rayo hace que la casa se desprenda del acantilado y caiga al mar con ellos dentro.

De la forma más inesperada, los Grapes se convierten en dos náufragos a la deriva sobre una casa flotante. Comienza así un extraordinario viaje en el que deberán luchar juntos frente a las adversidades si quieren sobrevivir. Olvidarse de los fantasmas y frustraciones del pasado es imprescindible.



– MAQUETACIÓN –

Como siempre comenzaré hablando de la maquetación del libro, algo que voy a destacar.

La primera vez que vi este libro en las estanterías de la Casa del libro me llamó mucho la atención su portada; me transmitía algo de paz. Su gama de azules junto a la fuente que usa para el titulo hacen de la portada un libro llamativo, sin provocar una sobre carga para la vista y que más bien invita a descubrir de historia trae entre sus páginas, pero una de las cosas que más capto mi interés fue esa frase que incorpora en la parte inferior de su portada, la cual dice así: 

                                  «A veces necesitamos perdernos para poder encontrarnos » 

¿Qué me decís? ¿no os llama?

Por lo que respecta a su interior, no puedo sacarle ningún pero, dado a que tanto el diseño como la estructura de los capítulos, los cuales no eran excesivamente largos ni se me hacían pesados a la hora de leer, pero lo que me conquistó sobre todo, fueron esas tres ilustraciones con sus pequeños detalles las cuales logré entender a medida que avanzaba la historia.


– FORMA DE ESCRIBIR –

Algo que os debo admitir es que Miquel Reina tiene una técnica de escritura que ha logrado que empatice con cada escena que recreaba por cada capítulo que pasaba. 

Una cosa que quiero recalcar es que aunque en la descripción del libro ponga "autoayuda", no es una novela que directamente te diga como deberíamos focalizar nuestras vida, tal y como suelen ser los libros relacionados con ese genero, si no al contrario. Miquel juega con su historia a través de una narración nada pesada y muy fresca, logrando describir cada pequeño detalle en tercera persona, poniéndonos en el lugar de cada uno de los personajes de su historia con el fin de transmitirnos su mensaje, algo que sin duda a mí a logrado conmoverme y hacerme llegar ese mensaje que pretende transmitir.


– TRAMA –

A lo largo de estas 336 paginas nos vamos a encontrar con la historia de los Grapes, un matrimonio que tras poco más que una serie de situaciones acaban siendo obligados a abandonar lo único que les queda en esta vida: su hogar. La sorpresa viene cuando sin saber cómo ni porque, finalizan en alta mar, con su hogar como barco (si, habéis leído bien), tal y como se muestra en la portada del libro, obligándoles poco más a no perder la fe y seguir adelante pese a las circunstancias, las cuales a medida que va avanzando la historia te hacen plantearte qué harías tú en su lugar.

Es durante el transcurso de la historia que descubriremos temas tan importantes como la superación personal, el ser capaces de ver los pequeños detalles que el mundo nos regala o incluso, el mirar las cosas desde una perspectiva distinta, aparte de la importancia de la comunicación, pero lo que yo sobre todo destaco son las palabras de ciertos personajes secundarios transmiten a nuestro matrimonio protagonista logrando que ellos mismos se percaten de una pequeña puerta para poder cruzar ese muro lleno de zarzas sin salida aparente.


– PERSONAJES –

Por primera vez  en mucho tiempo me he topado con un libro donde mis personajes preferidos no son los principales, si no más bien los secundarios.

En esta novela tendremos como protagonistas a Harold y Mary Rose Grapes, los cuales comienzan siendo un matrimonio de lo más común, con sus gruñidos, penas y disgustos, pero que nos sorprenderán en cada una de sus páginas, en las cuales podremos ver su evolución a lo largo de cada momento, con cada una de sus palabras, las cuales alguna que otra vez lograron que alguna lagrima se escapase.

Por otro lado, y como ya anuncié al comienzo, nos encontraremos otros personajes tan sencillos y especiales como un delfín, una pequeña foca o como la pequeña Kirima, personaje que a mi principalmente me enterneció y encantó con cada una de sus palabras, pero sobre todo, de entre todos estos destaco a Aga y Amak, una pareja que me hizo recordar en lo que consiste la vida. 

En mi opinión, estos dos personajes son una brisa que hace que toda la niebla se disipe.


– OPINIÓN PERSONAL –

Primeramente tengo y necesito agradecer a Miquel Reina por la oportunidad que nos ha dado, por que bajo mi punto de vista ha sido una lectura fascinante y única que me ha conquistado a lo largo de cada una de sus páginas, su estructura y diseño, que me ha recordado ciertos valores que deberíamos de tener en cuenta a lo largo de nuestro día a día, como que no necesitamos tanto como para ser felices o sencillamente que nos aferramos a nuestros miedos y no somos conscientes de que lo único que hace eso es estancarnos y no dejarnos avanzar.

Como ya dije anteriormente, la narración me ha parecido espectacular, y la maquetación una maravilla ante mis ojos, así que sin duda es un libro que recomiendo infinitamente, ya que considero que son lecturas que nos ayudan a ver mejor las cosas en un mundo que predomina el caos.

Valoración final: 5/5

---------------------------------------------------

Y con esto zanjo la reseña de hoy.
Espero que le deis una oportunidad y os sumerjais en la historia de Harold y Rosy, algo que no os va defraudar y que tal vez os muestre algo de esa frescura que necesitamos en nuestras vidas.

Love & Cookies, 

Octavia.

viernes, 16 de marzo de 2018

IV Encuentro Novela Romántica Armilla (ERA)


¡Saltamontes! ^^
Ya es viernes, ― gracias al cielo ― ya iba tocando un poco de descanso después de la semana tan movidita que he tenido :P
Tras una semana complicada, para encontrar un hueco en el ordenador, además de estar medio pachucha… ¡Hoy al fin os traigo la entrada del ERA! Es más, a las organizadoras os pido disculpas, porque les dije “en breve tendréis entrada” y creo que soy la última… ¡Sin perdón! ¡¡Pero allá vamos!! :D

La imagen puede contener: texto

― VIERNES 2 DE MARZO ―
Gracias a la lluvia, que al menos aquí en Andalucía, nos iba ahogar; no pude llegar a tiempo de escuchar a Gerardo Sánchez, alcalde de Armilla, Mar Callejas, concejala de cultura y  Dama Beltrán, ― la carismática ― directora del evento. No os penséis que no me lleve regañina, bien merecida, pero ¡maldita lluvia! u.u’ Poco después recogimos nuestras acreditaciones, ― yo y mis amigas de letras que siempre me acompañan a todo ¡¡Gracias!! ― y una vez con nuestros número del evento ― el mío era el 203… Por si alguien no se enteró de que no me toco nada en los sorteos que se hicieron *sale corriendo mientras llora desconsolada*  entramos en el teatro donde Lena Valenti, Valen Bailon, Esme González y Candela Inibia de Editorial Vanir estaban esperando; para que la Lena y Valen, ― padrinos del evento ― nos dieran una charla, la cual debo de decir fue muy entretenida, amena y además, ― al menos en mi caso ― aprendí muchísimo de cara a un futuro muy inmediato.
Como suele ocurrir cuando estás en buena compañía se nos alargó la cosa más de lo normal, y terminamos con bastante tiempo de retraso; pero eso no impidió que todas las que quisieran sus libros firmados por Lena, ― dos como máximo ― lo pudiesen tener. Es más ¡Vaya cola se formó!  Yo que soy muy mala persona, deje a una de mis pobres amigas guardándome la cola, y salí corriendo hacerme una foto con Candela Inibia, la cual me lleno de alegría, cuando me reconoció gracias a la reseña que le hice en este mismo blog; así que de paso estuvimos hablando de un montón de cosas, y fue tan amable, ― porque yo no sabía que iba, así que no llevaba su libro ― de hacer que su marido fuese a por unos marca páginas los cuales me firmo con todos su cariño; por eso ¡Gracias, Candela, miles de gracias! *_*
No os voy a engañar, puesto que no es mi estilo, y creo que decir una cosa que no es… Sería mentir. Me perdí gran parte de la siguiente mesa, la de autores de Granada, algo que lamento muchísimo. ― ¿por qué me la perdí? Estaba en esa cola inmensa que se formó para que Lena firmase ― Pero que no cunda el pánico. Una amiga estuvo dentro y me comentó que por ejemplo, Manuel G. Tristante que aparte de escritor era ilustrador, todo el dinero que ganaba con sus libros iba a una ONG, ― algo maravilloso ― y después tuve la suerte de ver las ilustraciones, al menos las de sus portadas y son preciosas. Luz Barrera, vino con su libro Rocía y Reza, al cual ya le he echado el ojo… ― mi cadena infinita de libros por tener. ― Tamara Osuna, nos presentó Los líos de Carla, que tiene una portada muy sugerente, no digo nada, y lo digo todo; además esta publicada bajo la Editorial Multiverso. Adriana Criado, nos trajo Omertá, una de sus cinco obras publicadas. Brianne Miller, fue una de las que me perdí, pero bichear por sus redes sociales, amazón y esas cositas, porque a mi me toco una postal de uno de sus libros y tiene muy buena pinta. Kayla Leiz, nos presentó Ama, y si, entra dentro de mi lista de pendientes, soy así, nunca paro. Hadha Clain, nos estuvo contando cositas sobre Por una cama de princesa, y debo reconocer que la portada con esa chica en chaqueta de cuero y una cama victoriana a la espalda llama muchísimo. Ángela Franco, nos aportó un poco de humor, con su novela ¿Un futbolista? ¡No, gracias!  Publicada bajo Ediciones Kiwi. Y por último JC Sanz, que nos presentó su último libro, Noche Eterna, la segunda parte de El círculo de la luz, publicado bajo la editorial Multiverso, y el cual adquirí y me traje firmadito.

― SÁBADO 3 DE MARZO ―
Voy a intentar se breve, ― cosa que no sé si conseguiré ― pues el sábado fue el grosso del evento, por lo tanto, casi todas las mesas… Me gustaría poder hablar de todas y todos los presentes, de todo lo que se dijo, pero me es imposible, por ello pido disculpas de ante mano.
El evento empezó  a las diez de la mañana, aun así teníamos que estar un poco antes, ya que nos repartían una bolsitas con regalitos dentro, ― miles de marca páginas y los primeros capítulos de La Villa de las Telas.
La primera mesa del sábado, recogía a autoras/es, que hasta la fecha solo tenían un libro publicado. Entre ellas estaban: Manoli Bueno, Kaera Nox, Carmen RB, María Elena Tijeras, Lith Pattersen  y Alba Cayuelas; todas ellas nos hablaron de sus libros, algunos de romántica, otros eróticos, o incluso young adult. Nos aportaron sus vivencias, aquello que las había impulsado escribir romántica, y los siguientes proyectos; porque en un evento de este calibre, nadie se escapa de contarnos más cositas sobre sus futuros libros.
En segundo lugar subieron: Amber Lake, José Antonio Moreno, María Vila, Estefanía Jiménez, Silvia García Ruiz  y Regina Román; ellas contaron la experiencia de las editoriales, otros de la autopublicación, en el caso de José Antonio Moreno, porque escribió romántica, ― una historia entrañable, debo decir. ― y la indignación de Regina Román porque no teníamos su última novela en mesa, Besarte en Roma.
Mientras esperábamos las diferentes mesas, Dama, Alisa, Paola, Almudena y Paola C. Álvarez, se dedicaban a organizar sorteos de libros, de los cuales, no gane ninguno… ¡Que dura es mi vida, saltamontes!  
Antes del almuerzo, tuvimos una mesa bastante animada, con: Angy Skay, Kris L. Jordan, Antilados, Noelia Medina, Lorena Doncel  y Marion S. Lee; debo reconocer que fue una mesa entretenida, donde nos reímos, y en mi caso aprendí cosas sobre editoriales, así como de sellos de autoedición; de los cuales estaba más desinformadas. Así que gracias por ayudarme a saber un poquito más.
Como suele ser algo común, en este tipo de eventos, sabes cuando entras, pero no cuando sale. Así que sí, se nos hizo tarde y comimos un poco como los pavos, al menos en mi caso, que además como aventurita mis amigas y yo fuimos de tupper, porque ¡oye! Seamos sinceras, en los tiempos que corre hay que priorizar… Y los libros van primero.
Tras comer, ― de aquella manera en mi caso xD ― volvimos al teatro y toco subirse a mesa, ¡ajá saltamontes! En esta ocasión era yo la que tenía que exponer antes compañeras, autoras/es y lectoras; y lo hice acompañada de: Judith Romero, María Montesinos, Mimmi Kass  y Amaia B. Madison; nuestra mesa trataba de la romántica que positivo, e intentamos, de alguna forma, aunque no sé si llegamos a conseguirlo, buscarle solución a ciertos problemas que se genera en este tipo de novelas. Al menos fue una mesa donde nadie se durmió, y hubo muchísima participación.
Una vez espabiladas, gracias al debate que se generó, y a que volvía a quedarme sin un libro en el sorteo. Toco la mesa de: Elena Castillo Castro, Tessa C. Martín, Mabel Díaz, Elizabeth Da Silva, Chloe Santana  y Patricia A. Miller; con ellas aprendí humildad, sí, a saber que en ocasiones aunque los autores, ― me incluso, porque en breve sacare novela, y me doy cuenta de que soy una maniática. ― no tenemos la verdad absoluta, que si has decidido ponerte en manos de una editorial, debes delegar, dejarte ayudar en todo lo que ellos puedan… Y que el género New Adult, es tan bueno como cualquier otro género de romántica.
Después de dos mesas donde el debate estaba más que servido, les llegó el turno a: Raquel Plaza, Ana Álvarez, Bela Marbel, Ascen Núñez, Laura Sanz  y Leonor Basallote; que decir, sino, que nos reímos bastante. Mientras que las autoras nos contaban sus anécdotas y esas curiosidades que todas teníamos, montamos una excursión a un pueblecito cercano a Benidorm, si, si como lo oyes, y descubrimos que una “hola” en Facebook, dan para escribir muchas páginas de una novela.
Cansadas, si, porque llegados a este punto de la noche… El cuerpo y las piernas tenían la forma de la silla del teatro, pero ¡oye! Sarna con gusto no pica, allí estábamos esperando a escuchar la última mesa de esas autoras locas, y dicharacheras que fueron: Noni García, Ailina Shebelle, C. Martínez Ubero, Mar Álvarez  y Gema Tacón; de esta mesa me lleve, lo primero de todo, la superación, la constancia y que perseguir un sueño puede más que los años que pasen; pero también que hay que tomarse las cosas con humor, ver las cosas buenas, donde parece que solo hay malas… ¡Pues no, saltamontes! Con risas, bromas y buena gente alrededor se supera todo.

― ORGANIZACIÓN ―
He dejado por último este apartado, no porque considere que es menos importante, sino para que después de leer todo lo que paso en el evento, todas/os los autoras/es que subieron a mesas; los que no subieron pero estaban allí, aquellos que por alguna razón no pudieron ir… Comprendáis lo importante que es este apartado. Todas las cosas que programaron, cuadraron, buscaron, prepararon… Todas ellas para que las asistentes al evento saliésemos con una sonrisa en los labios y un “El año que viene vuelvo”.
Dama Beltrán, Alissa Brontë, Paola FsI, Almudena Gonzales y Paola C. Álvarez;  fueron unas anfitrionas de diez, las cuales llevaron el evento al nivel más alto, y donde se respiraba el compañerismo, el buen ambiente y las ganas de que no acabase, por más que sabíamos que iba a llegar el final.
¡Muchas gracias chicas! Porque nos habéis dado un fin de semana de diez.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Miércoles de Café | Marzo


¡Saltamontes! ^^
Pese a que mis semanas se miden en día sí, día no… ¡Aquí estoy! Sobreviviendo a base de mucho café, muchos “venga que tengo que subir” y muchos “ay, que no me da tiempo a leer” Pero oye, al final lo consigo, que viene a ser lo importante :P
En fin, que os dejo con la entrada del Café Literario, una que fue especial porque hacía un año entre las asistentes *_*


Ya os he dicho con anterioridad, que en esta ocasión el café era especial, cumplía un año como asistente a ese rinconcito especial que se forma todos los meses. Reconozco que me sentí recorriendo una retrospectiva de mí. La primera vez que fui, entre como si aquellas mujeres me fuesen a comer, y no fue así, para nada; pero si que me perdía, hacían bromas que no entendía, eran suyas, no mías… El sábado pasado, allí sentada, escuchando, riendo, participando me di cuenta de que esas bromas ya eran mías también, que esas risas las compartía a sabiendas, que con el paso del tiempo me había convertido en una de esas mujeres que se sientan cada mes a escuchar a las autoras, a preguntarle cosas, a comprarle sus libros… Y ante eso, solo os puedo dar las gracias a todas. Sí, a todas y cada una de las asistentes del café. A mi pelirroja favorita, ― en la cual encontré una amiga ― a Luisa, ― por ser la tita más dicharachera de todas ― a Ana, mi otra Ana, ― por las risas, los consejos de libros y esas mirada que lo dicen todo. ― C. Santanas, ― ay, que me río cada vez que vienes y pregunta esas cositas que nos hacen reír. ― A mis amigas, esas que poco a poco he ido sumando al café conmigo, y ahora son como yo, unas asiduas, que me acompañan allí donde vaya yo. Sé que me dejo muchas, pero sabed también que todas, TODAS, habéis hecho que yo siga yendo, y hoy os de ¡¡MIL GRACIAS A MIS AMANTES!! Por acogerme y convertirme en una más; en otra Amante.

Antes de ponerme a soltar lagrimitas, y a emocionarme, voy a meterme de lleno con las autoras que vinieron en está ocasión al Café.
Laura Sanz, era la autora invitada de fuera y Fifi López, la autora local. Como siempre nos reunimos en la teteria Kinyeti, donde con nuestros té, café, batidos y, sí porque no decirlo, crepê y gofres comenzamos la tertulia de aquella tarde, donde las risas, ― como siempre ― estaban aseguradas.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, interior

La primera de las autoras en exponer fue Laura Sanz, ― la chica del pelo azul, eh… Si como su libro :P ― que sentada junto a la anfitriona del café nos estuvo contado muchísimas cosas. Por ejemplo, que la inspiró a escribir su primera obra, La chica del pelo azul; confesó que había tardado tres años en acabarla por todo el proceso de documentación que llevaba detrás, que ella se sentía muy identificada con la protagonista de ese libro, porque en parte ella había comenzado a escribir para ella ese libro, ella era esa chica, y sus amigos, ― esto lo relató entre risas ― la habían pillado al ver pasajes en ese libro reales.
Una cosa dio paso a la otra, y comenzamos hablar sobre sus tres chicos: Cas, Jan y Till, los hermanos Landvik. Bajo ese tono desenfadado, expresó las cosas buenas que le habían traído esos tres hombretones; las risas al explicarnos que muchas lectoras, ― entré las que se encontraba alguna que otra en el café ― le habían preguntado si una de las localizaciones se encontraba cerca de Benidorm, algo que nos especificó, que sí, que ella se veía en su cabeza aquel lugar al escribir, y como posteriormente organizamos una excursión para ver a hombretones, ― sí, es que no nos aburrimos ―. Explico que le gusta escribir hombres más “perfectos”, pero que las mujeres sean más reales, humanas, y quizás un poco más capullas; porque, a ver, no nos mintamos saltamontes… Todas no somos iguales. Sé le pregunto también si usaba musos reales para sus personajes, y curiosamente, dijo que no, que es verdad que en los montajes de sus lectoras aparecen actores, modelos, luchadores… Pero que ella a la hora de escribir no tiene a nadie en mente. Obviamente, como era de esperar, se le pregunto si era una escritora de mapa o brújula, y nos confesó, que ella le gustaría ser de mapa, pero que es de brújula totalmente. Sé la interrogó, ― no hubo focos, saltamontes, tranquilos. ― sobre futuros proyectos… Y alguno hay, y además tiene muy buena pinta.
Una vez que dimo la charla por terminada, estuvo firmando libros, de aquellas que quisieron comprárselos, ― entre ellas yo, que me lleve a los tres hombretones ― y también se dedicó a firmar marcapaginas y hacerse fotos con todas nosotras.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas

Tras el descanso, le tocó el turno a nuestra autora local, Fifi López, que nos presentaba su último libro Treinta monedas de Plata; del que nos estuvo contando un poco de que trataba. ¿Y qué queréis que os diga? ¡Suena muy interesante! Mezcla temas muy controvertidos, como el suicidio, el hecho de que uno de los protagonistas sea sacerdote, ― una curiosidad para todos; al principio ese hombre iba a ser abogado, pero el hermano de Fifi la animo a que fuese un sacerdote, y le convenció al parecer. ― también le da una carga más “espiritual” pese a que no se meta en esos derroteros, pero como ella misma dijo, que este hombre sea un cura, algo siempre hay.
Sé le pregunto por próximos proyectos, y nos confesó, que para ella con este libro cerraba su etapa de escritora; cosa que nos apeno a todas las asistentes. ― y que la animamos a que no dejase de escribir, que su pluma es preciosa. ― Pero tiempo al tiempo, quizás solo necesita un alto en el camino, o al menos eso es lo que yo espero.
Hablamos también sus anteriores novelas, y ya anote sus títulos, Para ti, amor mío, Mariposa Negra, y un libro de relatos, que han pasado a mi lista de libros que tengo que leer. Pues todos tiene un algo que me atrae… ¡Ay, qué voy hacer con mi tiempo!
No voy a cerrar esta entrada sin decir, que espero de verdad Fifi que regreses con otro libro bajo el brazo, que tardes más, o tardes menos, sigas escribiendo para todas aquellas personas que te leen, te quieres y quieren más libros tuyos. No te presiones, nada bueno sale de la presión, ― aunque algunos digan que si ― solo deja que pase el tiempo, y que ese gusanillo que es la escritura te vuelva a invadir. Quizás, no soy nadie para darte un consejo, pero lo hago con todo mi cariño.

La imagen puede contener: 8 personas, personas sonriendo, gafas, selfie, exterior y primer plano

Ahora sí, os dejo, con este selfie que nos hicimos en la puerta de la teteria. Para que veáis lo mal que nos lo pasamos :D
El mes que viene no podré asistir, estaré en Madrid, pero tranquilos saltamontes… Que tengo ojos, oídos y cámaras de fotos en todos los lados y no os quedaréis sin entrada del Café de Abril.

Un saludo, saltamontes.
Octavia & Dess.

martes, 13 de marzo de 2018

Reseña 22 | El día que dejó de nevar en Alaska


¡Saltamontes! ^^
Aunque parezca mentira aquí estoy otra vez a pesar de todos los contratiempos sigo remando contra marea y, gracias a un duro trabajo, tenéis reseña de nuevo. 
Pido disculpas por la hora de subida de la reseña pero últimamente mi vida no tiene un ritmo normal que se diga y se hace lo que se puede, al menos la tenéis que dicen por ahí es lo importante. 
Sin más aquí os la dejo. 

 – FICHA TÉCNICA –
Alice Kellen | Editorial Titania | 16’00€ | New Adult
– SINOPSIS –
Un chico con el corazón de hielo. 
Una chica que huye de sí misma. 
Dos destinos que se cruzan. 
Heather cree que solo hay tres cosas que sabe hacer: atraer problemas, salir huyendo y correr. Así es como termina en Alaska, en un pequeño pueblo perdido, trabajando de camarera mientras intenta llevar una vida nueva y tranquila. Su único problema es que uno de los dueños del restaurante parece odiarla y que ella nunca antes ha conocido a nadie que despierte tanto su curiosidad. Nilak es reservado, frío y distante, pero Heather puede ver a través de todas las capas tras las que se esconde y sabe que en ocasiones hay recuerdos que pesan demasiado; como los de sus propios errores, esos que intenta dejar atrás. 
Pero, a veces, la vida te da una segunda oportunidad. 
La nieve empieza a derretirse. 
Y todo encaja. 



– PORTADA Y MAQUETACIÓN –
Sabéis que cada reseña la comienzo con el aspecto físico del libro, pues me parece algo muy importante ya que, aunque digan que no, es lo primero que vemos y nos puede atraer o no, por lo que tiene que estar bien trabajada y se le debe dedicar una especial atención y esmero.
En el caso de El día que dejó de nevar en Alaska su apariencia exterior – es decir, la portada- está muy bien cuidada; una estampa de tonos rosados y malvas que expresan un paisaje frío, boscoso y nevado, donde una chica de ojos azules y cabello largo es la imagen principal. Dicha ilustración es un claro ejemplo de un buen trabajo, ya que, una vez te adentras en la trama, te das cuenta de los pequeños detalles que esconde la portada.
Sobre la maquetación he de decir que es bastante sobria, pero con gusto. Los capítulos contados por Heather tienen títulos, algo que, como muchos saben, me gusta mucho ya que le da bastante personalidad al libro en mi opinión. Además varios de ellos están diferenciados por un copo de nieve, un detalle muy acertado, pues la trama de este libro está situada en uno de los lugares más fríos de este planeta.
En esta ocasión, tanto la portada como la maquetación, no tienen, por mi parte, pegas; es de hecho, una de mis favoritas, especialmente la primera.

– FORMA DE ESCRIBIR –
Alice Kellen tiene una de esas plumas sensibles, elegante y exquisita con la que te emocionas y se te hace fácil empatizar con sus personajes, consigue hacerlos reales y cercanos.
En El día que dejó de nevar en Alaska nos encontramos una historia contada en primera persona por dos mujeres, Heather y Annie, que nos lo cuentan a través de un diario.
Bajo mi punto de vista, ese enfoque que nos da la primera persona le hace ganar a la novela al otorgarle más realismo y hacerla más personal; es, casi, como si esa persona te estuviera contando ella misma la historia, su historia.
Por lo que en esta vez no puedo poner ningún pero.

– TRAMA –
La novela de Alice Kellen nos cuenta dos historias en diferentes tiempos. La de Heather, una chica joven que por una mala experiencia en su vida decide marcharse de su entorno familiar para mudarse a un lugar remoto en Alaska. Donde tendrá que aprender a vivir de una forma más precaria, rústica y sencilla. Pero no estará sola, a su alrededor habrá personas como su vecino John y Coos un precioso perro que le hará una compañía muy real, casi podríamos decir que esa relación es espiritual.
Y por supuesto, después esta Nilak, uno de sus nuevos jefes en el que será, obviamente, su nuevo puesto de trabajo. Pero no encajan, son casi polos opuestos, y claro eso a la hora de trabajar se hace muy notable; además el ambiente es frío, puesto que ella cree tener la certeza de que su jefe le odia, sin embargo, por el contrario para Heather consigue sacarle de quicio a él.
Por otro lado esta Annie, que a través de su diario nos cuenta su bonita historia de amor. Gracias a ella sabemos cómo es la vida en Alaska y las costumbres que se estila en un sitio así, con una vida mucho más rústica y ritualista de lo que la mayoría acostumbramos.
Además con El día que dejó de nevar en Alaska aprendemos temas como, por ejemplo, los perros de trineo o sus diferentes modalidades; donde compite precisamente Heather.
Una novela que te de alguna forma nos ayuda en cierta medida a los propios lectores; nos hace valorar muchas de las cosas buenas que tienes en tu día a día. También, por supuesto, las malas, esas que muchas veces ni siquiera vemos que son nocivas para nosotros y deberíamos apartarlas de nuestro camino. Aunque, como dije hace poco, una escritora no tiene el deber de ser una educadora, ya que no tiene una responsabilidad sobre nosotros los lectores; pero en este caso sí nos ayuda en mayor o menor medida a ver ciertas cosas.

– PERSONAJES –
Creo que, como me suele pasar, los protagonistas me encantan, aunque considero que hay muchos personajes y varios memorables, según lo veo yo.
Uno de mis favoritos, sin duda, es John, el vecino de edad adulta de Heather. Es un hombre que ha tenido una vida dura y se le nota; por esa misma razón se ha recluido en su cabaña, donde entrena a sus perros y corta leña.  Este personaje jugará un papel muy importante en la vida de nuestra protagonista, a la cuál ayudará casi como un padre.
Sialuk, una joven prometida a uno de los jefes de nuestra protagonista, se convertirá gracias a sus risas y palabras amables en la mejor amiga de esa chica triste que es Heather. Junto a sus novelas románticas y sus charlas hacen de Sialuk una persona entrañable.
Y, a pesar de que para mí Alison es un personaje odioso, creo que debe estar en este apartado. Está bien construido y por desgracia en esta vida existen esta clase de personas, posesivas, celosas hasta la enfermedad y que te reducen a la nada. Y en este punto debo darle las gracias a Alice por crear personajes tan reales como los que cualquier nos podríamos encontrar cualquier día de estos.

– OPINIÓN PERSONAL –
Una novela de calidad narrativa espectacular, con gran humanidad en su contenido y con una historia que nos demuestra que las segundas oportunidades existen y pueden ser reales.
Recomiendo, muy encarecidamente, este libro, ya que no solo es una historia romántica, sino también de superación.

martes, 6 de marzo de 2018

Reseña 21 | Malva


¡Saltamontes!

¿Qué tal lo lleváis la semana? Yo no os voy a mentir, estoy súper agotada después de un fin de semana lleno de encuentros, nuevas vivencias y aprendizaje en el IV Encuentro de Romántica de Armilla (ERA). Del cual, ya os lo digo yo, mañana (si todo va bien) tendréis una crónica.
Ahora sí, que sí, os dejo con la reseña de hoy, la cual espero que disfrutéis.
Que por cierto, mil gracias a dnX por el ejemplar.

– SINOPSIS –
Malva, la hija que Pablo Neruda abandonó porque la hidrocefalia congénita que ella padecía era un obstáculo para que él desarrollara su poesía y sus ideas políticas, le narra a Hagar Peeters —desde el más allá— cómo la enfermedad le arrebató la vida y el amor de su padre, de quien aún espera ser reconocida. De esta conversación unidireccional surge una novela espléndida y cargada de poesía.
– FICHA TÉCNICA –
Hagar Peeters | Editorial dnX | 17'90 € | 240 pág


– PORTADA Y MAQUETACIÓN –
Como muchos sabéis me gusta empezar por unos de los aspectos importantes de los libros, como son: la portada y la maquetación de los libros. En este caso Malva, tiene una portada vintage con unos colores cálidos y suaves, casi infantil; algo que llama bastante la atención es la alegoría que hace con las flores estampadas en la portada y el nombre de la protagonista de la historia. Bajo mi punto de vista es una portada muy conseguida, en referencia al tema que trata y cómo la protagonista de la historia se describe a ella misma.
Sobre la maquetación, ya sabéis que soy muy quisquillosa, tal vez las palabras serían “siempre pido más…” y quizás, por eso mismo, siempre tengo una visión muy dura en este aspecto.
En Malva, la maquetación es sobria, los capítulos se dividen en números romanos y los cambios de tema o temporalidad con un “;” algo realmente significativo en cuanto al tema que trata la novela. No puedo poner un pero, pues todo es correcto y si tuviese que decir algo “malo” sería que es demasiado sobrio, pese a contar una historia muy cruda, al estar narrada por una niña tal vez echo de menos un poco más de coloquialismo.

 FORMA DE ESCRIBIR –
Hagar Peeters, tiene una de esas plumas que te transportan a aquellos autores clásicos con los que aprendí a leer; de una forma exquisita, nos cuenta la historia de Malva, la que fue hija de Pablo Neruda.
Malva es una novela escrita en primera persona por una niña de ocho años, en un ámbito poco común como es el más allá. Una historia que intenta ser imparcial y, en mi opinión, no llega a conseguirlo.
Si tuviese que poner un pero, tal vez, diría que en ocasiones el lenguaje que utiliza no está dirigido a todo el público, pese a estar narrada bajo la voz de una pequeña de ochos años.
Sin embargo, creo que es una narración preciosa que no se debe de perder.

 TRAMA –
La autora de Malva nos cuenta una historia desgarradora y llena de sentimientos. Una novela escrita para llegar directa al corazón, que nos descubre la vida de Malva Marina, la única hija del famoso poeta chileno, Pablo Neruda. Bajo la que podría haber sido la voz de la propia Malva, nos narra la fatídica historia de esta niña que sufrió el abandono de un padre por nacer con una discapacidad, una enfermedad degenerativa que le iba consumiendo poco a poco.
Malva, a través de la pluma de Hagar, a la cual dice, le susurra la historia desde el más allá, nos cuenta los infortunios de una vida de una persona con discapacidad. En forma de biografía nos relata cómo su padre, Pablo Neruda, le retrata como “… un ser extremadamente ridículo, una especie de punto y coma, una vampiresa de tres kilos”. Palabras muy duras del poeta a la que fue su única hija.
Hagar Peeters, no solo pone voz a Malva, sino a muchos hijos de famosos tratados del mismo modo. Rechazados por padecer una enfermedad de carácter degenerativo o una discapacidad. Hijos de los que se sabe tras el fallecimiento de estos hombres de pro, hijos abandonados en: orfanatos, centros especializados, psiquiátricos e, incluso, dados en adopción.
Una historia humana que debes conocer.

– PERSONAJES –
En esta novela debo resaltar varios personajes, sin contar por supuesto, a nuestra protagonista, Malva.
Recalcaría por otro lado de igual forma quizás a esos niños que comparten con ella el mismo espacio en ese más allá desde donde nos cuenta su historia. Oscar y Lucía, hijos de Arthur Miller y James Joyce.
También cabe destacar a los poetas contemporáneos de Pablo Neruda, que estuvieron en la época del nacimiento de Malva, como Federico García Lorca y Miguel Hernández, dos hombres que, según nos cuenta Malva, fueron de las pocas personas que le trataron bien.
Y por supuesto a Pablo Neruda, a quién se nos presenta de una forma más inhumana, egoísta y egocéntrico. Sería nuestro antagonista.

 OPINIÓN PERSONAL –
Una historia desgarradora y muy humana, contada con un lenguaje culto, exquisito y crítico. Donde nos demuestra que todo ser humano con o sin enfermedad tiene sentimientos, son conscientes e inteligentes, siendo consciente del rechazo de sus padres. Novela totalmente recomendable, que llega al corazón 

miércoles, 21 de febrero de 2018

Miércoles de Café | Febrero

¡Saltamontes! ^^
¿Qué tal la semana? Para nosotras ha sido de resaca emocional con el tema de la celebración, además de que andamos preparando sorpresitas que poco a poco os iré contando.
Por otro lado estuve en un evento el jueves pasado, del que ya os hablaré y por supuesto el sábado estuvimos de Café Literario *_*

La imagen puede contener: interior

Si, como ya la gran mayoría sabe, y para los que no, aquí una vez más os lo repito; soy asidua, apasionada y creo que al paso que voy una amante más del CaféLiterario de las “Amantes” de Málaga, que se celebra todos los meses en mi ciudad, Málaga y está coordinado por mi pelirroja favorita Ana Belén, la cual ya os lo digo yo, es una anfitriona de diez que juntos a los autores y autoras nos hacen pasar una maravillosa tarde.
En esta ocasión tuvimos la suerte de tener a: Rosa Galdo Millán, Wonder Lopez y la carismática Dama Beltrán. Tres autoras que venían a presentarnos sus obras; Rosa y Wonder, con su antología Macabras, y Dama Beltrán, la serie Caballeros, ― con la que nos dejó alucinando a todas ―.


Las primeras en exponer fueron Rosa Galdo Millán y WonderLópez, las cuales nos presentarnos la antología Macabras,  escritas por mujeres donde se recopilan dieciséis relatos de terror. Dicha antología fue escrita con fines totalmente benéficos, donde todo el dinero recaudado se donara a una asociación contra el maltrato de género. Una idea que aplaudimos, ― o al menos yo aplaudo muy fuerte. ― además es original hacerlo de una forma tan reivindicativa como es relatos de terror, ya que no me puedo llegar hacer una idea de lo horripilante que puede llegar a ser pasar por algo así.

Resultado de imagen de Macabras rosa galdo millán

Además nuestras chicas sortearon un ejemplar del libro, ― el cual ya os digo que no me toco ― pero que el afortunado estuvo la mar de contento con él. Como suele pasar siempre, ya que nuestra Ana, le encanta indagar allí donde va, nos estuvieron contando nuevos proyectos y dudo que tardemos mucho más en verlas de nuevo por el café con lo que puede ser una dosis muy erótica bajo el brazo… Y ahí os lo dejo.


Como colofón final tuvimos a la carismática Dama Beltrán, que nos vino a presentar el último libro de la serie Caballero, compuesta por: La soledad del Duque, La sorpresa del Marqués, La tristeza del Barón y la última entrega escrita hasta ahora, El corazón del inspector O’Brian. Con ese encanto natural que tiene Dama nos estuvo contando entre risas y anécdotas como surgió esta serie y porque para ella es tan importante; ya que es su primera incursión en la novela romántica propiamente dicha. Según sus palabras, hasta que escribió La soledad del Duque, ella pensaba que no era romántica y muchísimo menos podría escribir una novela de corte histórica.


Entre muso y muso, se nos pasó la tarde hablando cuál era su Caballero favorito, ― ya os comunico que fue incapaz de elegir, me da que se queda con todos, porque donde caben tres… Caben cuatro. ― en que género no se veía escribiendo, lo que le estaba reportando esta saga tan maravillosa y por supuesto de nuevos proyectos, esos jamás faltan en el Café Literario, obviamente Dama no iba a quedarse atrás. Así que entre sorbitos de batidos, café y tés nos estuvo contando de la nueva serie de novelas que tiene entre manos, de la cual ya tiene la primera entrega publicada bajo el sello Zafiro, My Angel, de corte romántica, erótica y contemporánea; y próximamente se publicara la segunda entrega My Hell, bajo el mismo sello editorial. También le sacamos más detallitos, como una nueva idea que le ronde sobre cinco chicas, fuertes, valientes y para nada sumisas, si una Lady’s, en toda regla. Como nosotras. Como tú.


Y con esta última foto os dejamos, ― si ahí estamos todas las del café observando y charloteando, como siempre. ― esperamos que como siempre haya sido todo un places tomaros el café con nosotras y que en el próximo café os vea allí porque… Shhh, pero reuniremos a los tres hermanos Landvik, ¿qué me decís? ¿Os apuntáis?


Dess & Octavia. 

miércoles, 14 de febrero de 2018

Un año de amor

¡Hola saltamontes! *_*

Tengo que decir que hoy me siento realmente emocionada, sí, sí, sí… Saltó a una pata de la ilusión que me hace anunciaron que ¡¡LLEVAMOS YA UN AÑO EN EL BLOG!! *_* ¡¡UN AÑO!! ¡¡QUE ILUSIOOOOOOOOÓN!! *_*


Recuerdo cuando el año pasado, un día como este, me plantee que yo era capaz de abrir un blog literario y que lo podía llevar a buen puerto… También os diré que me precipite, que no planee nada, todo salió de la más absoluta ausencia de pensar las cosas un poquito, de las ganas inmensas y de la impulsividad, ― que a veces me invade el cuerpo ― por enseñarle al mundo mi opinión sobre aquello que leía, las películas que veía, los libros que compraba, los eventos a los que iba… ¿Planificación? Cero. ¿Ilusión? Miles.
Sin embargo, como suele pasar con la mayoría de las cosas, el tiempo te enseña que un poco de organización y sentarte a pensar cómo, dónde, y en este caso qué conceptos, no está de más. Pero claro, si esa fuese la clave, supongo que todo el mundo tendría éxito. No es así. La clave es la constancia, las ganas de seguir hacia adelante, leer por placer aunque después tengas que escribir una reseña, ver una película porque quieres verla, comprar un libro porque tenías mil ganas de leerlo y no porque es la novedad de este mes y X editorial no ha colaborado contigo. ¡Sí, justo así! Suena quizás idílico, también diréis “ya, ¿y los seguidores?” Ese es otro tema…
No os voy a mentir, los seguidores, son muy importante, ¡¡sois muy importantes!! Sin vosotros no hay a quien contarle las cosas, sin vuestros comentarios no sabemos como lo hacemos, en definitiva sois la sal que le da vida a lo que se cuece en estos mundos. Pero como dice el refrán más es menos, hago, ― hacemos ― lo que hago por disfrutar, porque vosotros, sea el número que sea, me lea, me comenté lo que os parece, lo que os gusta, lo que no, y poder conocer a gente maravillosa. ¿Qué me gustaría llegar a más personas? ¡A quién no! Creo que el que diga que le da igual, miente descabelladamente, pero yo empecé con ganas de expresarme, y si ya de paso llegó a gente… ¡Pues que bien! *_* Siempre lo diré, Lady Literatura, siempre tiene la puerta abierta a todos aquellos que quieran quedarse, será una pequeña gran familia :P

Después de todo el tostón anterior, solo quería daros las gracias, ¡Sí, las gracias! ¡GRACIAS! ¡¡MILES DE GRACIAAS!! ¡¡¡MILLONES DE GRACIAAAAAAAAS A TODOS!!! Para los que lleváis un año conmigo, para los que llegasteis hace poco, para todos… ¡¡GRACIIIAAAS!! *_*
Quizás sea las palabras más trilladas de la historia, pero son las que expresan a la perfección lo que sentimos, tanto Octavia como yo. Porque este blog sigue en pie, por ella, si, Octavia me ayudo a no tirar la toalla, a no desfallecer cuando los ánimos me decían que no podía más. A ella, a esa alma de unicornio, esa chica con ojos de niña, a mi bonita Octavia ¡¡INFINITAS GRACIAAAAAS!! Por ser parte de este mundo, por acompañarme en esta aventura allí donde nos lleve, allá donde estemos… Pero sobre todo, por ser una de mis mejores amigas, escucharme, soportarme, aguantarme, comprenderme, reírte conmigo, enfadarte y hacer locuras miles en sitios absurdos y que todo el mundo se quede mirando. Gracias Octavia.

Con esto os dejo, y os deseamos un maravilloso día de los enamorados.

Octavia & Dess