viernes, 17 de febrero de 2017

Harry Potter y el Legado Maldito | Reseña 01

Hoy, después de mucho tiempo, me siento a reseñar un libro que me leí un día después de su lanzamiento en España, Harry Potter y el Legado Maldito, quizás os preguntáis porque he tardado tanto he reseñarlo, pero tiene su explicación: la necesidad de tomar distancia.

Como fan incondicional del niño que sobrevivió, y posiblemente la saga que me vio crecer, cuando cerré este último el libro (obra de teatro), tuve la sensación más desagradable que “algo” sobre Harry Potter me podía haber dejado. Decepción. ¿Cómo podía ser qué mi saga favorita me pudiese decepcionar? Creo saber porque, y lo voy a compartir con ustedes.




Para todos aquellos que hemos crecido bajo las alas de Harry Potter y sus aventuras para derrotar a-quien-no-debe-ser-nombrado, está obra teatral lanzada en forma de libro, era una especie de agua de mayo que todos queríamos tener en nuestras manos lo más pronto posible, para saber que había sido de nuestro trío favorito de magos. Necesitábamos, de algún modo, descubrir que nos tenía preparado J.K. Rowling, que nuevas aventura nos iba hacer vivir con: Harry, Ron y Hermione. Así que supongo que la primera decepción vino al saberse que no era una obra original de la autora de la saga, sino que estaba escrita por un guionista de teatro, cine, televisión y radio, Jack Thorne, y un director teatral, John Tiffany. Algo que llamaba poderosamente la atención, pues ¿por qué J.K. Rowling, había aceptado que una secuela del que sin duda era su mayor éxito, fuese escrito por personas externa? Las razones se desconocen, pero suponemos que todo tiene su por qué. Yo por mi parte intento no darle vueltas, porque entonces saco mis propias conclusiones y no me gustan las ideas que se me vienen…

Cuando comienzas a leer te das cuenta que algo falla. Albus Potter, hijo menor de Harry y protagonista junto a Scorpius Malfoy, mantiene una conversación con su padre sobre la casa en la que será seleccionado, exponiendo así su rechazo acerca de la idea de terminar siendo un Slytherin; es entonces cuando, un maduro Harry Potter, le explica a su hijo que no tiene nada de malo pertenecer a dicha casa, pues el mismo ha conocido a personas buenas que pertenecieron a esta, pero que si aún así su miedo sigue ahí, puede decidir, puesto que el Sombrero Seleccionador, te escucha y tiene en cuenta tus preferencias. Hasta el momento todo parece estar en orden, pues partimos desde la idea que Albus tiene once años, y su hermano se ha dedicado a decirle lo malísimas personas que son todos los Slytherin; sin embargo, por alguna extraña razón, en el viaje desde King Cross, hasta Hogwarts, Albus conoce a Scopius Malfoy, y hemos de suponer, que este hecho lo hace replantearse las cosas porque en la siguiente escena, Albus Potter, es seleccionado en Slytherin pese al miedo infinito que tenía por dicha casa. ¿Qué le ha ocurrido a Albus? ¿Ha madurado de un plumazo? Uhm… No sé, algo no me termina de encajar.

Conforme nos vamos adentrando en la trama, poco a poco tomamos consciencia que la evolución de esos personajes con los que hemos crecido, la mayoría, no tienen nada que ver con ellos. Obviamente tenían que madurar, sentar la cabeza, encontrar algo que hacer en la vida y seguir su camino en está ¡Pero no convertirse en tres personas irreconocibles! En mi opinión, se han desvirtuado, convirtiéndose en personajes que no tienen prácticamente nada que ver con los que conocimos. Sin ir más lejos la propia Hermione se ha trasformado básicamente en una mujer que le gusta mandar, en muchísimas ocasiones, incluso sin sentido común, llegando a perder parte de esa inteligencia que a todos nos enamoró en su día; tirando un poco hasta el egocentrismo y sentirse por encima del resto; por su parte, su actual marido Ron se ha desdibujado en poco más que un títere en las manos de sus amigos, esposa, e incluso en ocasiones de su enemigo; alguien bobalicón, incoherente, en resumidas cuentas, el típico graciosillo del grupo, que no tiene gracia y todos miran con pena; el pelirrojo más que un personaje protagonista, se ha convertido en un secundo y de relleno. Sin contar, por supuesto, a Harry Potter, que para mi es quizás el que más desvirtuado está de los tres. Al parecer la paternidad, y el puesto como Jefe del Departamento de Aurores, le han hecho olvidarse de todo lo que paso con sus tíos en la niñez, lo mucho que perdió en su adolescencia y los peligros que tuvo que enfrentar para convertirse en el hombre que es hoy; tratando a su hijo menor, casi como si no soportase la idea de que lo fuese, llegando en ocasiones a ser cruel con Albus y decirle cosas que en ningún momento yo me hubiese esperando que Harry Potter le dijese a su hijo. Curiosamente, Draco Malfoy, sufre un cambio completamente a la inversa, deja de ser un chico cobarde y escondido siempre tras las faldas de una mujer; para transformarse en el Slytherin que siempre tuvo que haber sido, algo que llama la atención, pues terminas siendo más fan de él que del trío en este libro.


Dejando en un aparte la idea de unos personajes tan deformados. La sensación que obtengo al analizar la trama, es prácticamente la de un batiburrillo de ideas enganchadas las unas con las otras, sacadas de fanfiction que los fan han ido colgado en diversas plataformas del género. Tal vez, no son malas ideas, pero no tienen nada que ver con el mundo en el que hace ya años son sumergió J.K Rowling; ¿un giratiempos sacado de la nada? ¿Mundos paralelos? ¿Hijas de Lord Voldemort? No, desde luego que no. Creo que intentaron darle al lector aquello que habían ido pidiendo a través de estas web del mundo fandom, sin llegar a darse cuenta que no siempre esas ideas pueden encajar en una historia tan formada como Harry Potter, y mucho menos si las intentas meter todas en un mismo libro, sin terminar de desarrollar ninguna.

En su favor, diré que es un libro muy sencillo de leer, al estar escrito en forma de obra de teatro se lee en dos días, sino en uno, una escritura fluida y sin ninguna dificultad.


Sin embargo, mi conclusión es la de una espera muy larga, para terminar en una decepción demasiado dura.

2 comentarios:

  1. Hola!!
    No creo que lo lea, gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^
      Bajo mi punto de vista, no merece la pena leerlo, pero yo es que soy muy fanática y no podía dejarlo pasar :D
      Besitos :P

      Eliminar