lunes, 4 de diciembre de 2017

Reseña 17 | La probabilidad del unicornio.

Hallo! It's me Octavia! 
Hoy os vengo yo con una reseña muy especial, para empezar el lunes cual unicornios con una lectura que me llamó mucho la atención y que, aparte, tuve el placer de conocer a la autora en el café literario del pasado Noviembre. ¿Os imagináis ya quien es?

Let's do this!





AUTOCONCLUSIVO

Autora: Elena Castillo Castro
Editorial: Titania (Octubre 2017)
Género: Juvenil/ Romántico.
Páginas: 288
Precio: 13'00 € Físico / 12'35 € (Amazon) / 5,99 en eBook.
           





Tras la peor noche de su vida Vera Gillis deberá asumir las consecuencias de sus malas decisiones e irse de la cosmopolita Universidad de Fordham (Nueva York) al último rincón perdido de Alabama. Acogida por un viejo matrimonio sureño piensa que contará los días de condena aburrida en un porche blanco bebiendo té dulce y mirando el horizonte más allá de las plantaciones de soja, pero los entrometidos habitantes de Abbeville tienen otros planes para ella y con su particular estilo dirigirán sus pasos hacia el chico de la Standard Oil. 

Todos en el pueblo conocen a Ben Helms, de una u otra forma todos le deben algo o lo han necesitado alguna vez. Saben que está metido dentro de un laberinto de números y que no encuentra la salida. El mundo siempre ha ido demasiado lento para su mente maravillosa y la vida lo mantiene atrapado en el mismo lugar de tal manera que solo es capaz de escapar cuando mira al cielo. 

La probabilidad de que los dispares mundos de Vera y Ben colisionaran era baja y la posibilidad de que sus respectivos planes se complicaran al enamorarse era elevada. Sin embargo, él se verá atraído por lo ilógico y ella volverá a arriesgarlo todo una vez más, incluso su corazón. 

Al fin y al cabo, dos estrellas diferentes pueden pertenecer a una misma constelación.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - 


Como suelo comenzar, os hablaré primeramente de lo que nos vamos a ver a lo largo de las 288 páginas que nos encontraremos en este libro.

En esta historia nos toparemos con un género romántico en el que nos llevará a entender de hasta donde es capaz de llegar el amor pese a la diferencia de personalidad o carácter, dándonos a entender que incluso el aceite y el agua encajan en algún rincón escondido del universo, aunque por otro lado tocará  temas como los problemas de carácter familiar en algunos de los personajes o problemas sociales que, bajo mi punto de vista, ha sabido plasmar perfectamente bien.

Otro punto, hablando sobre la maquetación, mencionar que la portada es una ilustración preciosa que a mí me entró por los ojos nada más verla, aunque debo admitir que la sinopsis, que también te invita a comprar el libro, fue demasiado amplia para mí, ya que me rompió un poco con el misterio de la historia. 

Una de las cosas que más me gustó diseño de este libro fue el comienzo de cada capítulo, ya que te introduce cada parte con una maravillosa frase que define perfectamente el lugar en el que se encuentra nuestra protagonista.

Por último mencionar que me sorprendió lo finito que era, acostumbrada a los libros de 600 páginas que caen en mis manos últimamente, este fue una ráfaga de viento intensa que, aunque sabía que ese final debía ser así, no evito entristecerme algo. (Más adelante os explicaré el por qué, pero los que no lo hayan leído aún, mejor absteneros de ello, si no os chafaré esta bonita historia.)



Os admito que este libro me llamó la atención por él, quien es él, y por qué ve el mundo como lo ve, algo que la autora supo plasmar perfectamente bien bajo mi humilde opinión, pero, aunque al comienzo me sacó un poco de mis casillas, me gustó mucho la actitud de Vera, nuestra protagonista, ya que supo tratarle como una persona más en este mundo, y no como alguien “especial” por tener la capacidad que tiene.

En un primer momento nos toparemos con una Vera algo molesta por lo que ha pasado en su vida de Nueva York, un caos diría yo, y como de la noche a la mañana se encuentra en un pueblecito sureño dada a la decisión de unos padres algo decepcionados por la actitud de su hija, pero que por suerte dicho pueblecito la acogerá con los brazos abiertos, sobretodo la familia que le acogerá, un maravilloso matrimonio sureño que hará que Vera vea mejor las cosas, aparte del que serán su grupo de amigos, aquel que le introducirán de lleno en Abbeville.

Prácticamente te sacarán más de una sonrisa al ver como Vera se mueve rápidamente como pez en el agua con sus nuevos amigos, mientras va conociendo poco a poco a nuestro unicornio, Ben, un muchacho que a más de una le sacará de sus casillas, pero que a mí me conquistó con su sencillez y sinceridad, como un niño pequeño descubriendo nuevas sensaciones, las cuales Vera prácticamente le enseñará el significado de ellas, algo que me encantó leer.

Por otro lado se conocerá la historia de otros personajes, como Landon y Malia, que a mí personalmente me dejaron con hambre, ya que se desarrolla brevemente su historia, y aunque tienes la oportunidad de conocer a Landon, me quede con más ganas de Malia.

Y no me olvido de mencionar a Toby, un personaje que prácticamente me conmovió, dado a su actitud como a su superación personal. Para mi Toby es una parte difícil pero preciosa de esta historia.

Atención: No recomiendo leer a partir de aquí, dado que comentó ciertos puntos de la trama que pueden arruinar el libro en caso de no haberlo leído. 

Por último mencionar mencionar dos puntos que, sinceramente, me dieron de pleno en el corazón.

Primeramente la actitud de los padres de Vera, que aunque son una familia rota, son unos padres que tienen en medio a su hija, prácticamente como un trofeo, y cuando ella intenta respirar un poco, tal vez de más, admitamoslo, ellos en vez de afrontar la situación y escucharla, deciden hacer caso a las palabras de un profesional medico antes que a su propia hija. Eso me crispó los nervios, pero lo que más me enfureció fue ver al final del libro a un padre desesperado creyendo que es lo mejor para su hija, y diciéndole palabras a Ben que, por como es, se toma al pie de la letra. Me dio rabia que Vera en ningún momento tuviera ni voz ni voto en ninguna situación, que le fuera obligada a abandonar ciertas cosas, aunque fuera temporalmente.  

Finalmente, y por último, comentaros el por qué de mi sentimiento final hacia este libro.
Vera y Ben finalmente son felices, pero por un motivo, uno que me supera, por que por desgracia sin eso... Si, Ben logra su proposito, resuelve su laberinto, y logra estar con ella por que da igual donde vaya, tiene dinero suficiente para traer a su hermano con él, y por que él prácticamente tiene un pase VIP allá donde vaya por sus estudios y titulaciones. ¿Os podéis imaginar la rabia que me dio eso? ¿es que antes por no tener nada de eso no era apto? sentí como que todo lo material invadía aquel final, por lo que no pude evitar entristecerme. Lo siento.




Este libro la verdad que me duró un suspiro, aunque al comienzo se me hizo algo pesado dado a que se me atravesó un poco la actitud de Vera hasta que comprendí el asunto. 

La historia en si se me hizo corta, tal vez me hubiera gustado un poco más, sobre todo porque noté que todo pasaba demasiado rápido, lo que no quita que lo haya disfrutado igualmente y este deseando ver la historia de Landon y Malia, por lo que finalmente lo valoro con un 4/5, y sí, recomiendo este libro, porque te ayuda a comprender un poco más la clase de personas que te puedes encontrar en este mundo, así que sí, le doy las gracias a Elena por haberme conquistado con Ben y Toby. 


                                                             - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 


Y con esto acabo por hoy mis almas bonitas. Espero de corazón que tengáis una buena semana!

Love & Cookies,

Octavia.

2 comentarios:

  1. Hola!!
    Me gusta mucho la autora y espero leerlo muy pronto.
    Gracias por la reseña.
    Un besin :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^
      Gracias a ti por pasarte.
      Yo aún lo tengo en pendientes, pero bueno poco a poco iré bajando esa lista :D

      Eliminar