miércoles, 23 de mayo de 2018

Reseña 27 | El chico que dibujaba constelaciones


¡Hola saltamontes! ^^
Estamos como aquel que dice en mitad de la semana, y encima hoy es mi santo <3 ¿Quién ha dicho felicidades? ¡Nah, es bromita, saltamontes! ^^
Como no tendré en todo el día tiempo de pasarme por las redes sociales y esas cositas, os dejo una entrada mañanera de esas que molan mucho, porque tendréis todo el día para poder leerla y encima de una de mis autoras favoritas, Alice Kellen *_*

― FICHA TECNICA ―
Alice Kellen | Autopublicada | 11’34€ | 245 pág | Romántica Adulta
― SINOPSIS ―
Esta es una historia de amor, de sueños y de vida.
La de Valentina. La chica que no sabía que tenía el mundo a sus pies, la que creció y empezó a pensar en imposibles. La que cazaba estrellas, la que anhelaba más, la que tropezó con él. Con Gabriel. El chico que dibujaba constelaciones, el valiente e idealista, el que confió en las palabras «para siempre», y creó los pilares que terminaron sosteniendo el pasado, el ahora, lo que fueron y los recuerdos que se convertirán en polvo.

― ENCUADERNACIÓN Y MAQUETACIÓN ―
Por primera vez, en bastante tiempo, no tengo ni la más mínima idea como empezar una reseña. Así que por favor, no seáis duros conmigo, porque este libro me ha marcado mucho, más de lo que pensáis.
Por empezar por algún lado os contare que esta portada no me llamo nada la atención cuando su autora nos la enseño a través de redes sociales. Quizás estoy acostumbradas a cubiertas mucho más elaboradas, cuidadas y bonitas para los libros de Alice, que me lleve en cierto modo una decepción bastante grande. No admitir este hecho, sería mentiros a la cara, por mucho que Alice Kellen sea una de mis autoras favoritas de romántica. También creo que me hacía falta adentrarme en sus páginas para comprender porque tanta sencillez, elegancia y simplicidad juntas. Ahora tengo claro que lo emocionante, lo sobrecogedor, de este libro estaba dentro.
La forma en la que esta maquetado esta obra es igualmente sencilla, casi rozando la “no maquetación”. Números de capítulos, de años, de décadas que pasan. Una genialidad, que nos deja atrapadas, pese a lo malditamente quisquillosa que soy con el tema de los títulos en los libros, creo que ha sido la primera vez que no me ha importado no encontrarme con ellos, porque Valentina y Gabriel llenaban ese vació que dejaban otros aspectos físicos de la novela.
Quizás lo que escriba ahora os deje a todos con la boca abierta, incluso, a mí, me deja boquiabierta. Pero le doy un sobresaliente. Un diez. Así sin más.

― FORMA DE ESCRIBIR ―
Alice Kellen, ¿quién no se ha quedado atrapado entre las páginas de Alice? ¿bajo esas palabras que nos llegan tan adentro y nos hacen temblar, llorar y emocionarnos hasta tener que cerrar el libro? Porque yo, la chica dura, la que no llora con los libros, la que emocionarse con las palabras le parece tan irreal cuando se lo cuenta otras personas… Esa. O sea, yo. Me emocione, llore y cerré el libro porque simplemente no quería seguir leyendo. Sí, la chica dura necesitaba darse un alto en el camino para oxigenar las ideas y poner en orden su corazón.
Valentina nos cuenta su historia en primera persona. Nos muestra como su vida se va transformando, con sus palabras, también nos vamos transformando un poquito cada uno de nosotros.
Una obra maestra, otra más de esas que nos llegan al corazón.

― TRAMA Y ARGUMENTO ―
El chico que dibujaba constelaciones, nos adentra en los años sesenta, donde Valentina cuenta su historia y como de casualidad, ― una maravillosa ― conoce a Gabriel, un muchacho que la deslumbra con su sonrisa de pícaro y su labia zalamera que pronto la tendrá suspirando por ese chico que le compro una barra de pan en la mejor panadería de toda Valencia. La autora, deja que vayamos conociendo un poco más a los personajes a través de esa chica tímida, apocada y en ocasiones retraída que es Valentina, nos alienta a que sigamos pasando las páginas porque pronto veremos que con el paso de los años, las décadas, esa chica dejara el capullo donde estaba envuelta hasta que vuela alto como una mariposa con unas alas enormes que luchara contra viento y marea para superarse cada día un poquito más que el anterior.
Una novela que nos ambienta en tiempo complicados para una España en transición, en plena movida y en el cambio de la mujer. Una obra maestra de principio a fin, que nos deja con ganas de más y el corazón en un puño.

― PERSONAJES ―
Destacar a los personajes de esta novela me va a ser misión imposible. Pues creo que todos tienen unas personalidades extraordinarias y atrayentes con los que sin duda nos sentiríamos identificados. Sin embargo, aquí me halló buscando al personaje, y creo que lo he encontrado.
Aurelio, para mí, obviamente poniendo en un aparte a Valentina y Gabriel, sería el personaje a destacar dentro de la novela de Alice. Padre de Gabriel, carpintero de profesión y con un corazón que no le cabe en el pecho, sería la definición más sencilla, parca y directa que se puede decir que este hombre. Aurelio ha sido, sin duda alguna, ese personaje que me ha recordado a mi abuelo, luchador, trabajador, que no se rinde, que sigue a delante… Y me ha emocionado hasta decir basta. Sus palabras, su historia, esa forma que tenía de tratar a Valentina como si fuese su propia hija; igual que mi abuelo con mi madre. Si, Aurelio me ha robado el corazón, me lo ha machacado, partido y después de alguna forma me he recompuesto y llegado a la conclusión que ese hombre, ― aunque no exista físicamente ― siempre llevara la cara de mi abuelo.

  OPINIÓN PERSONAL ―
Léelo. Disfrútalo. Emociónate. Sufre. Ríe. Llora. Pero no dejes de creer en el amor, en que las cosas se deben de cuidar, cada día, cada semana, cada año, cada década. Piérdete en sus páginas llenas de sentimientos, de amistad, de solidaridad, de crecimiento, de todas esas cosas que pasaron nuestros padres, nuestros abuelos, para que hoy nosotros estemos aquí, viviendo como vivimos, siendo como somos. 

1 comentario:

  1. ¡Hola! Lo tengo en casa y me apetece un montón leerlo, a ver si lo disfruto tanto como la gran mayoría. Un besote :)

    ResponderEliminar

Nos encantaría saber tu opinión sobre esta lectura. ¿Te animas?